Una de las, sin dudas, ventajas del senior cohousing, de las viviendas colaborativas, de la forma de entender el envejecimiento activo como otra etapa más de la vida es la de no supeditarse a otras normas que no sean las propias, a no ceder en la parcela de la libertad propia y de poder seguir haciendo y disfrutando a nuestra manera, a disfrutar del tiempo de una forma independiente, segura pero también consciente de todo.

De ahí que la opción del cohousing no sea más que una forma más directa de abordar que en nuestra siguietne etapa de vida seguimos teniendo nuestras inquietudes y nuestros planes y bojetivos pero que eso se transforma en no cederle al Tiempo lo que pretende sino ser activos, vivir en nuestros términos y seguir adelante. El cohousing facilita mucho de eso puesto que es una forma colaborativa que te permite una total independencia en cuanto a tus objetivos, nuevos planes y actividades que hacer, desde físicas como visitas y paseos a más intelectuales como leer, escribir o hablar de temas en profundidad. A veces solo queremos socializar en un entorno como un cohousing es extremadamente fácil, además de poder disfrutar de espacios adecuados para ello tanto interiores como exteriores.

Residencial Puerto de la Luz

Y es que esa gestión del tiempo, esa defensa de disfrutarlo como queremos, con no solo horarios flexibles sino con la libertad de disponer de él como nos apetezca es una de esas cosas que hace que la independencia dentro de un proyecto de viviendas colaborativas sea tan atractivo, porque tú vives rodeado de tus socios de cohousing, pero tienes tu libertad, tus espacios, tus planes y tu independencia más que garantizada por un sistema, el cohousing, que lo que te garantiza es la gestión de ese tiempo.

Es mi tiempo, es mi cohousing.