Quizás una de las cosas que más nos cuesta es parar. Detenernos y llegar a ser conscientes de cómo estamos viviendo nuestro tiempo, de en qué lo estamos empleando y hacia qué nos encaminamos.

Y es normal. Hay mucha actividad. Laboral, personal, social, familiar… Pero llegados a un punto, cuanto te sientas a pensar en el futuro ves que tienes que frenar un poco, plantear algunos objetivos y vislumbrar lo que quieres hacer. Quizás tus necesidades, por tu forma de plantearte las cosas, tus metas y expectativas te llevan a considerar con buen tino los planes de jubilación. No eres una persona de esas que se dejan mecer por el tiempo sino que eres más consciente de él y, por lo tanto, no quieres languidecer, sentarte un día y decir “y esto es todo, ya he acabado lo que tenía que hacer y ahora… me siento”.

Si lo tuyo es ser activo, independiente, tener unas perspectivas distintas que implican ir a tu ritmo, gestionar tu tiempo y llevar a cabo nuevos proyectos, un plan de jubilación simple no es un objetivo en sí. Sin embargo plantearte la vida en un residencial de cohousing en Andalucía  es otra cosa.

¿Por qué Cohousing?

Por independencia, por capacidad, porque quieres llevar una vida activa y plena y el cohousing hace que convivas con unos servicios al nivel que esperas, con una compañía que está ahí para cuando lo necesitas, que no te obliga a nada. Tienes comodidades, servicios y una alta independencia para hacer tu vida, ir y venir, salir y entrar, volver a salir, tener y trazar tus propios planes. Y porque te pone en otro nivel: ese nivel en el que eres más consciente de tu tiempo y de lo que quieres hacer.

¿Por qué en Andalucía?

Porque te ofrece muchas ventajas. Si eres activo querrás disfrutar del mejor clima posible que te permita salir y entrar en la mayor parte del año sin estar bajo un sol plomizo y tormentoso. Con una temperatura muy moderada y en una zona donde puedes alcanzar grandes ciudades, pequeños pueblos, playa, mar y montaña con la misma facilidad. Además es una tierra alegre, acogedora, bañada por el sol y con muchos intereses que visitar de forma activa.

¿Por qué un residencial?

En el formato de cooperativa y de socios los residenciales consiguen aunar una gran cantidad de recursos para hacer la vida más fácil, llevadera, sin tener que preocuparte por detalles nimios del día a día y prestar más atención a tus propios planes, ya sea salir de senderismo, la contemplación del esfuerzo al plantar un huerto, pasear, hacer turismo arqueológico o pasar horas en una biblioteca o escribir una obra. Tal vez charlar, pasar horas socializando con gente amable o afín que encuentres. El residencial es la solución activa al tener un servicio de alta prestación, poder tener vecinos, socios, amigos, pero marcar tu propio ritmo siempre.

Eso, y mucho más, es lo que te ofrece Residencial Puerto de la Luz. Y si no nos crees, ¡ven a visitarnos!