Skip to main content

El cohousing es algo más allá de lo que todos pensamos. Cada día son más las personas que lo consideran como un proyecto futuro. Es una forma de vivir en hogares colaborativos y autogestionados por adultos que deciden vivir su vida en comunidad en un entorno ecológico donde, además de disfrutar de la naturaleza, podrás realizar un sin fin de actividades en comunidad. 

No son podcos los estudios que confirman que la soledad es la enfermedad del actual siglo XXI. Llegados a la época de la prejubilación, numerosas personas se encuentran solas y sin saber qué hacer: ¿Vivo solo o sola? ¿Me voy a vivir a casa de algún familiar o amigo? ¿Me voy a una residencia en unos años?. Pero, sin duda, cada vez son más las personas que se están planteando el cohousing como una cuarta opción y viven su prejubilación en un residencial de manera independiente y feliz.

¿QUÉ ES EL COHOUSING? 

Es un estilo de vida diferente cuya filosofía está basada en COMPARTIR. El concepto nace en Dinamarca durante los años 70, posteriormente se implantó en Estados Unidos y progresivamente en numerosos países.

Son comunidades construidas por un conjunto de viviendas privadas donde se implementan una gran cantidad de servicios comunes. Son los propios propietarios los que deciden el tipo de vivienda en la que quieren vivir y definen cuáles son sus necesidades desde que comienzan a formar parte de la comunidad. 

¿CÓMO ES LA VIDA EN UN RESIDENCIAL?

Un residencial es un vecindario formado por entre 15 y 35 viviendas construidas alrededor de una zona peatonal o un patio. 

A diferencia de cualquier residencia, estos vecindarios fomentan un modelo de convivencia independiente y autónomo en el que se fomente la creación de relaciones personales y vivir nuevas experiencias en comunidad. 

PRINCIPALES VENTAJAS DE DECANTARSE POR UN RESIDENCIAL PARA VIVIR TU JUBILACIÓN:

  1. POSIBILIDAD DE ELEGIR: 

En lugar de tener que adaptarte al residencial en el que vivas, podrás escoger vivienda en función de cuáles son tus preferencias educarivas, soludarias y del estilo de vida que desees tener durante tu prejubilación. 

  1. SOLIDARIDAD Y REDES DE APOYO:

Cada vez son más los estudios que confirman que las relaciones que se crean en este tipo de comunidades y la ayuda mutua que se establecen entre ellos, facilita que las personas sientan una mayor autoestima, una mayot red de apoyo y, por consiguiente mejore de manera exponencial su calidad de vida. 

  1. GASTOS MÁS REDUCIDOS:

Sin duda esta es una de las grandes ventajas de este modelo de vivienda. Todo se mantiene entre todos. Gracias a la unión de la comunidad, los presupuestos para invertir en el residencial son mucho mayores que los que una sola familia podría permitirse, y por ello, las comodidades son mucho mayores. 

  1. SOSTENIBILIDAD

Al compartir el espacio y los materiales energéticos, el consumo se ve reducido de forma directa. Los edificios se construyen teniendo en cuenta la mayor eficacia energética y el reaprovechamiento de residuos. 

Es un hecho que vivir la prejubilación en un residencial es una idea que cada vez es contemplada por más personas ya que ofrece infinidad de oportunidades. Conseguirás un estilo de vida sencillo, relajado, respetuoso con el medio ambiente y en comunidad, donde nunca te sentirás solo y serás plénamente feliz.