Skip to main content

Porque existen muchos propósitos con los que querer cambiar o tomar un rumbo distinto. En tiempos como estos, tiempos “interesantes” podemos querer optar por más que una simple inversión, un refugio, un lugar donde poder vivir a nuestro ritmo, sin renunciar a nada, queriéndolo todo pero poniendo unas pequeñas condiciones. Condiciones como no depender de nadie, tener unos vecinos que sabes que se van a comportar, estar en un lugar con todas las comodidades para alguien como tú pero sin tener que ser más activo de lo que estés dispuesto a ser.

A veces la mejor forma de estar bien, a tus anchas, es poder disponer de tu tiempo y de un lugar donde relamente te encuentres a gusto y para ello un espacio como un cohousing que te ofrece comodidades, servicios y ese espacio que quieres, puede ser la solución.

Residencial puerto de la luz, Instalaciones

¿Por qué renunciar a tu tiempo y tu espacio?
El cohosuing y un espacio como el Residencial Puerto de la Luz, en Málaga, en la Costa del Sol tiene muchas ventajas, desde el emplazamiento al clima pero, sobre todo, a la libertad que proporciona el hecho de poder elegir lo que quieres hacer, cómo gestionar tu tiempo, tu espacio.

Eso es un buen propósito de Año Nuevo: el ser consciente de lo que quieres y cómo lo quieres. Porque en definitiva, un espacio como este no significa más que una cosa: libertad. Esa libertad que tan cara cuesta puesto que tenemos que pensar por un momento en nosotros mismos y plantearnos de verdad cómo queremos continuar viviendo: de forma activa, a nuestro ritmo, con las pausas necesarias, con la tranquilidad de saber que no estás rodeado de un barrio donde siempre puede pasar algo. Hablamos de un espacio seguro, de un lugar donde poder esparcirnos, crecer, realizar esos proyectos que llevamos tiempo postergando porque el ritmo de vida no nos deja paz para llevarlos a cabo.